Habitar las calles y Pokémon Go

Por fin llegó a América Latina la app que los millennials esperaban. Antes Pokémon Go llegó a Europa y a Estados Unidos y, al ritmo de las actualizaciones tecnológicas, nos mostró algunos de sus potenciales respecto al espacio público:

El video resulta un poco exagerado, pero es atractivo para poner sobre la mesa un tema de apropiación del espacio público. Este juego ha marcado un precedente, pues es la primera vez que un videojuego obliga al usuario a salir a la calle e interactuar con ella y, paralelamente, con otros.

Un estudio en Estados Unidos reveló que el promedio de sus ciudadanos gastaban 12 horas a la semana en las calles y los niños sólo treinta minutos o menos al día, la mitad que hace veinte años. Pokémon Go sacó, casi literalmente, a varios norteamericanos a las calles y espacios públicos para hacer uso de ellas y habitarlas en una dimensión entre la ficción y la realidad.

Pokémon Go a provocado una o varias nuevas formas de relacionarnos con el espacio público y, aunque seguramente recibirá -de hecho ya lo ha hecho (clic aquí y aquí)- severas críticas, sus usos también pueden ser tomados como un elemento positivo para criticar o cuestionar el diseño y configuración del espacio público, así como conocer y reinterpretar la ciudad a través de lugares que se muestran como hitos en el juego y que, probablemente, no eran significativos para el usuario antes del juego.

@LaManchaGris_

Revista Territorio: “historias de la ciudad”

Lo más importante es tener consciencia de lo inmediato (que es la ciudad) para ir poniendo a las personas en un rol de participación activa y de involucramiento crítico e informado.

Por Mónica Vázquez Delgado

@MnicaVzquez2

“México es un país tejido por ciudades, pero con una geografía que facilita la dispersión y el desconocimiento mutuo. Mientras la ciudad estimula la cohesión social, la descentralización y el cambio; el territorio amplía la distancia, la brecha informativa e incentiva los prejuicios entre nosotros. (…) describir los hechos locales en función de sus implicaciones nacionales – las comunidades, la tecnología y la información son herramientas fundamentales para fortalecer el conocimiento colectivo, para conectar ciudades, y ayudar a entender mejor la complejidad de nuestros problemas.” Así inicia el “Somos y hacemos” de Revista Territorio, publicación mensual que nació en 2014 en Guadalajara para colocar temas respecto a lo que ocurre en el espacio urbano porque “hay que entender el territorio donde habitamos”

 

somos territorio

Fotografía tomada de Revista Territorio en “Somos y Hacemos”.

Luis Sánchez Barbosa, licenciado en Derecho por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y maestro en Políticas Públicas por University College London. Actualmente dirige Revista Territorio, el Festival de Periodismo Común y el espacio Plural.

El equipo editorial está conformado por Javier Angulo, licenciado en Ciencias de la Comunicación; Marcela Gámez, maestra en Diseño Gráfico; Ángel Melgoza, licenciado en Contaduría Pública y Finanzas; Michelle Vázquez, licenciada en Ciencias de la Comunicación y hay dos colaboradores externos: Eugenia Coppel y Gerardo Lammers.

En entrevista, Luis Sánchez comentó acerca de la cobertura de hechos locales, el vínculo ciudad con periodismo, las causas y consecuencias al respecto.

¿Los ciudadanos participan en la redacción de textos?

Tenemos una política de participación abierta, las personas pueden enviarnos propuestas editoriales y si nos parece interesante trabajamos de forma conjunta una colaboración. Dependiendo del resultado final se decide su publicación final.

¿Por qué el interés de realizar una revista con temática de ciudad y comunicación?

Naturalmente la ciudad, estos espacios mega-urbanizados donde nos hemos conglomerado, son resultado de muchos cambios sociales estructurales que se reflejan en las historias de las personas que hacemos la ciudad. Nos interesan muchos temas y el trabajo periodístico nos permite pensar, entender y después explicar temas que no siempre son sencillos

¿El tema de la ciudad en el periodismo, cómo tratarlo?

Nosotros trabajamos cada edición de la revista en torno a una palabra. Las palabras no son temáticas, sino que sirven de provocación para sugerir temas, historias y defender argumentos en la mesa de redacción. Tenemos mesas donde se proponen las coberturas y donde se les da seguimiento a los temas. Para seguir algunas agendas como la urbana, la política o la cultural, tenemos personas invitadas que colaboran o nos ayudan a expandir los temas.

¿Por qué cree que la nota local debe tener (o está teniendo) auge en medios?

Mientras los artículos les permitan a las personas entender procesos, o ampliar su identidad por medio de acercarse a nuevos personajes o buenas historias, los contenidos periodísticos serán atractivos.

¿Qué representa la nota local para el periodismo?

Es importante que el periodismo sea profesional. Que se aborden temas importantes, que se escriba bien, que se retomen las historias de las personas.

Este periodismo local, ¿genera comunidad e identidad sobre el lugar donde habita a través de los textos?

No sé si los textos generen comunidad, pero nosotros nos asumimos como un medio de comunicación abierto, que habla con las audiencias y se mantiene en constante vínculo a través de eventos y espacios. Creemos en la necesidad que tienen los medios por generar una comunidad, un encuentro y una gran apertura.

Nuestros lectores en su mayoría son jóvenes que van de los 15 a los 40 años.

Las personas que no viven en Guadalajara, pero que leen sobre los procesos que acá ocurren, pueden sentirse identificados, encontrar coincidencias y alimentar su imaginario, al igual que las personas que extienden su identidad conociendo más de las personas que habitan ciudades distintas, sus problemas, sus formas de pensar y las organizaciones que generan éstas.

Revista Territorio

 

¿Qué géneros periodísticos son los que más utilizan?

Nos gusta construir textos libres, en ocasiones un reportaje o una crónica nuestra pueden encontrarse en un mismo texto; la noticia por ejemplo es algo que no está presente, por nuestra periodicidad y las personas que conformamos el proyecto, la noticia no es un género que se nos facilite cubrir y no es nuestro principal objetivo. Nos gustan los textos de periodismo narrativo, con muchas entrevistas y reporteo.

¿El periodismo local permite que la gente y el propio periodista conozca sobre su lugar?

Definitivamente, no nos gusta pensar privilegiando lo local, los periodistas de territorio se asumen como corresponsales extranjeros donde sea que estén.

¿Las coyunturas locales son reflejo de lo que ocurre a nivel global, en qué sentido?

Mientras generemos un buen acervo de contenidos, útiles para las personas, tendremos la capacidad de explicar procesos más globales.

¿Cuál sería el discurso periodístico que transmiten?

Uno de profesionalismo, calidad, colaboración, encuentro, uno de ver con ojos distintos las mismas cosas, que busque pensar distinto.

¿Se pueden generar cambios a través de un periodismo local?

Definitivamente, muchos. Lo más importante es tener consciencia de lo inmediato (que es la ciudad) para ir poniendo a las personas en un rol de participación activa y de involucramiento crítico e informado.

El periodismo mexicano y latinoamericano en proyectos de periodismo local, de temas de ciudad… ¿se va avanzando?

Creo que Revista Territorio es una muestra de la disposición y nuevas iniciativas que son valiosas por su grado de innovación. Queremos ser un lugar de encuentro de conocimientos, y reflexiones. Es una afrenta a la inmediatez, la simplificación, el consenso, la fragmentación, la objetividad y la centralidad.

¿Qué debe apostarle el periodismo mexicano y latinoamericano en estos tiempos? (Con la tecnología y coyunturas que se están suscitando)

Recordar, rescatar y poner en práctica las viejas, pero buenas prácticas del periodismo. Un ejemplo es volver a la mesa de redacción 

Ventajas y desventajas de hacer periodismo local respecto a temas de ciudad, territorio…

Como medio nuestras ventajas son la pasión y capacidad de innovación del equipo, los distintos conocimientos que se complementan, los procesos de planeación y elaboración de los textos, y la libertad editorial total.

Las desventajas el número de personas y por ende de contenidos publicados. La falta de una presencia más constante, y las dificultades para generar una agenda pública, es decir, que sea compartida y discutida.

territorio 4

Futuros proyectos para Revista Territorio       

El futuro son los talleres de Plural y la próxima edición de Común 2017 que buscamos hacer mucho más grande.

 

Video acerca del Proyecto Común en su edición 2016: